Páginas vistas en total

jueves, 26 de enero de 2012

Ana y Cata, las hermanas ”bolismo”

El metabolismo se define como el conjunto de reacciones químicas que se producen en un organismo vivo.
Y se divide en dos vertientes: las reacciones que se producen para degradar los nutrientes y producir energía + “materiales de construcción” y las que usan esos “materiales de construcción” y esa energía para producir algo necesario para el organismo.

Así, la primera es una especie de destrucción controlada y la segunda engloba los procesos de construcción.

Pues bien, a la primera se la denomina catabolismo y a la segunda anabolismo, las hermanas “bolismo” :)

La idea de este post es explicar como ambas son parte del metabolismo al mismo tiempo. Es decir, por un lado destruimos la comida para obtener energía y aminoácidos, azúcares simples, ácidos grasos, etc y por otro lado usamos todo eso para producir nuestras propias proteínas, grasas, polisacáridos y mantener estable el ADN, las membranas celulares y demás.
A nivel macroscópico la parte anabólica incluye la producción de músculo y la producción de grasa, mientras que la parte catabólica incluye el control del apetito y la absorción de nutrientes.
Pero aunque ambas partes se den al mismo tiempo el organismo, una de ellas predomina sobre la otra. De esta manera podemos decir que estamos en un estado anabólico o en un estado catabólico.

El estado anabólico se puede estimular con hormonas, las famosos esteroides anabolizantes son un ejemplo, y aunque el estado catabólico parece que es regulado de una manera más compleja también existen hormonas implicadas: la leptina parece que afecta al catabolismo inhibiendo el apetito mientras otras como el peptido Y y la anandamida activan el apetito (y supongo que también habrá modificadores de la absorción intestinal)

El ejercicio físico, promueve el estado anabólico con un crecimiento muscular. Si además limitamos la ingesta de alimentos (no así el apetito) mejor que mejor.
Una falta de ejercicio físico nos lleva al estado catabólico que además suele facilitar el no limitarmos la ingesta (comemos incluso sin hambre o después de habernos saciado, un ejemplo de esto se da en estas fechas navideñas)

El estado anabólico es el que nos permite adelgazar esos michelines de grasa acumulada o aumentar nuestra masa muscular mientras que el estado catabólico nos lleva a engordar la capa adiposa y perder músculo.

Lo interesante de esto es que el propio estado en el que nos encontremos nos ayuda a mantenerlo. De esta manera una vez entras en un estado catabólico en el que empiezas a engordar el proceso se realimenta a sí mismo y se aumenta el apetito y se nos quitan las ganas de entrenar.
Y viceversa, una vez que entramos en un estado anabólico, estamos llenos de energía que gastar y apenas tenemos hambre y/o nos saciamos enseguida.

No se hasta que punto, estos estados ana- y catabólico son estados mentales o estados fisiológicos o bien ambos están relacionados (como yo creo). El caso es que se puede vencer un estado catabólico entrenando con ejercicio suave, pero regular, e ir aumentando de intensidad poco a poco y llegar a un estado anabólico. Una vez en ese estado anabólico entrenar fuerte es una “necesidad” y no cuesta esfuerzo, al contrario.

Aunque nunca llegaras a esto:

Un saludo

No hay comentarios: