Páginas vistas en total

miércoles, 6 de abril de 2011

Cocina de altos vuelos

Hace unas semanas volé Helsinki-Madrid-Helsinki. Vuelo directo con Finnair, de las pocas compañías aéreas que todavía dan de comer en los aviones.

En este caso para ir nos dieron de comer un plato (debería decir una cajita) de pasta con pimientos asados, todo frio. Ensalada de pasta nos dijeron. A la vuelta nos tocó un bocadillo de pollo con salsa mayonesa.

El pollo fue lo que dio la idea de hacer este post, estaba hecho Sous-Vide!!!

Si nunca has comido comida cocinada al vació, puede que no te des cuenta pero en mi caso, que estoy en periodo de enamoramiento del Sous-Vide no se me escapó el detalle.

Se puede reconocer la carne cocinada al vacío por su textura tierna y jugosa, sin diferencias entre la superficie y el centro de la pieza cocinada (a no ser que le den un toque final por plancha que no fue el caso)

Pero no quiero hablar de la cocina al vacío (otra vez) sino de la comida de los aviones. Ha cambiado tanto en los últimos años que es algo a comentar.

Por si fuera poca coincidencia, el pasado fin de semana coincidí con una azafata de Finnair en una fiesta de latinos (es hija de Chilena y Finlandés) y estuvimos comentando el tema.

Mis últimos vuelos han sido con Finnair, Iberia, Spanair, Lufthansa y KLM con grandes diferencias entre ellas en cuanto a comidas.

Iberia por ejemplo no da nada gratis (bueno, agua) y tienen una pequeña variedad de pago.

Spanair te da unas galletitas saladas y agua o zumo.

Las españolas las más ahorradoras!

Finnair, Lufthansa y KLM aun te dan un plato caliente de pasta con alguna salsa o un bocadillito de queso o embutido barato (nada de jamón ibérico 5J, ni siquiera lomo embuchado)

Por cierto que en Finnair, y todas la demás también pero no tengo fotos, ofrecen unos aperitivos a la carta a unos precios "muy poco ajustados". Naturalmente casi nadie los compra.

Aun recuerdo mi primer viaje en avión, allá por el 1994, como nos ofrecieron un primero, un segundo y postre, calientes (excepto el postre), con cubiertos de metal que cortaban y pinchaban, como debe ser. Y que además pueden lavarse y ser reutilizados sin generar basura.

Según parece en los últimos 10 años el menú de vuelo ha cambiado por 3 motivos principales:

- Los ataques del 11-S

- Los vuelos low-cost

- Las preferencias especiales de algunos clientes: vegetarianos, alérgicos, intolerantes, religiones varias, etc

Después del atentado del 11-S, la seguridad en los aviones ha cambiado y no creo que a mucho mejor. No creo que diga nada nuevo. Los cubiertos de metal han desaparecido dejando paso a los de juguete, de plástico. Si es posible ni siquiera eso, te dan un bocadillito o, dicho más cool un snack y a comer con las manos. Desde entonces los bocadillos y demás comidas que se comen sin cubiertos han aumentado.

Los vuelos low-cost han provocado que la comida haya ganado mucho porcentaje en el precio del billete. No por subir el presupuesto de esa comida sino por bajar el precio total del billete. Si antes un billete Madrid-Helsinki costaba un sueldo medio mensual, ahora puedes encontrar billetes por una décima parte y si es en low cost (concretamente Mad-Hel no hay) por un precio aun menor, por lo que la parte correspondiente a la comida es importante. Y no te dejes engañar, la comida te la cobran, nadie regala nada. Pero comer de menú es siempre más barato que comer a la carta.

Es al famosa anécdota (o hoax me parece a mí) de la compañía americana que quitó una aceituna por menú y ahorró no-se-cuantos millones de dolares al año. Exageración me parece pero la idea es esa, abaratar el menú a la vez que se abarata el precio del billete.

Y por último las preferencias/exigencias de ciertos clientes en cuanto a sus menús, que algunas compañias aereas ofrecen para agradar al mismo: desde menús vegetarianos, hasta Cosher o Halal en vuelos al Medio Oriente y siempre remarcando si hay alimentos alergénicos, aunque evitándolos en la medida de lo posible (frutos secos, lactosa, huevo, etc) La verdad es que si se pide con días de antelación, al comprar el billete, no les supone ningún sobrecoste.

Sin embargo las compañías aéreas, en mi opinión, aun tienen una asignatura pendiente, la basura que generan (al igual que los restaurantes de comida rápida).

A cada viajero le dan la cajita con la comida, un sobre con los cubierto, servilletas, sal y pimienta en sobrecitos, a veces mantequilla con un panecito y una toallita de colonia. Gran parte de todo eso termina, usado o nuevo, en la basura. Por supuesto sin separar.

En cualquier caso, el hecho de dar de comer en el avión es toda una tradición. Hace ya algún tiempo, como ya he dicho, los billetes eran tan caros que había que tratar al cliente como si fuera un Marqués. No sólo te ofrecían comida sino también bebidas alcohólicas gratis (esto además relajaba el posible miedo a volar).

En los vuelos largos es algo lógico y necesario, pero no tanto en un vuelo de 4-6 horas.

Hoy por hoy es un anacronismo. Nadie se queja de que en un bus o en un tren no te den de comer gratis. Hay un vagón restaurante al que puedes ir, pedir y pagar. En los aviones terminará siendo igual, la comida de pago, como ya es en Iberia.

Pero entonces que nos dejen llevarnos el bocata de tortilla y la cerveza o la bota de vino y pasarlas por los controles de seguridad!!!

PD: Como os habeís podido imaginar, viajo en clase turista. En primera o Business tal vex sea distinto, pero no lo sé :)

Un saludo

2 comentarios:

Carolina dijo...

En que lineas aereas puedo encontrar este tipo de cocina?

Gourmetologo dijo...

Gracias por pasarte y comentar.

Pues por aquí en Europa es bastante habitual esta clase de comida. Cada vez más tienden al snack o sandwich que es más barato pero a veces te ponen un platito de comida caliente que incluye pollo, verduras, patatas y salsa.

La compañia concreta del inicio del post es Finnair.

Un saludo