Páginas vistas en total

jueves, 10 de febrero de 2011

Comemos lo que queremos?

La mayoría de las peronas que vivimos en las ciudades de occidente hacemos la compra en super o hipermercados.
Estos suelen pertenecer a grandes cadenas de distribución. En España están Alcampo, Carrefour, ElCorteInglés, Lidl, Mercadona, etc, etc.

Aquí en Finlandia solo hay tres: S-Market, K-market y Lähikauppa. Últimamente Lidl, intenta entra en el mercado pero apenas tiene unos cuantos establecimientos.

Podría ser debido a una menor población, que lo es, pero no deja de ser un oligopolio en toda regla.

Hace poco, debido a mis posibles negocios, contacté con estas empresas para ofrecerles un producto (que no viene a cuento decir cúal) :D
Es un producto español que se vende en gran parte del mundo, en toda Euroa, a excepción de Finlandia y que se ha puesto de moda últimamente.
Yo estaba convencido de que se pelearían por él.
En mi último viaje a España me había traido muestras y la había ofrecido en mi entorno a la población target. Y a casi todos les gustaba.

Pues bien, estas grandes empresas me dijeron que no estaban interesadas. Mi sorpresa fue mayúscula pero no tan grande como mi decepción.

Por supuestoles pregunté ?por que?

Pues bien, las respuestas fueron variadas:
- El precio, bastante absurdo pues ajusté el precio a productos similares
- Volumen mínimo de compra, yo les exigía una compra mínima de un pallet (son distribuidoras en todo el país)
- La novedad, para mí esto era un plus
- La competencia, tenían ya otros productos similares

Otro ejemplo:
La carne en Finlandia es malilla. La carne normal es de animales adultos, hay vaca, cerdo y oveja frente a ternera, cochinillo y cordero que hay en España.
La rentabilidad es mayor si se sacrifica un animal más grande. El coste de producirlo es mayor que el de engordarlo.
El resultado es que es muy dificil encontrar ternera o cordero e imposible encontrar un cochinillo. Ni siquiera encargándolo. Lo más pequeño que me han ofrecido es de 10 Kg, toma lechal!

Mi conclusión, no es representativo estadísticamente un par de casos pero bueno, es la siguiente:
Las grandes empresas de distribución eligen su variedad de productos en función de sus intereses, no de los intereses de los consumidores.

- Esto quiere decir que no ofrecerán un producto con poca venta, ocupa espacio para otros.
- Tampoco ofrecerán un producto que compita con uno que ya tengan. Sería repartir las mismas ventas entre dos productos que ocupan sitio cada uno.
- Nunca correrán el riesgo de comprar un producto nuevo, innovador. Si la empresa productora quiere introducirlo tendrá que (casi) regalarlo para ver como se vende (desafortunadamente yo no pude hacer eso) y luego ya se verá.

Cualquiera que lea esto dirá, pues claro, es lógico. Y lo es. Son empresas privadas que buscan maximizar su beneficio.
Pero ello implica que la satisfacción del cliente no es su prioridad número uno. Más en alimentación donde un producto sustituirá a otro en la lista de la compra, una galleta sustituirá a otra galleta o a un bollo, una fruta a otra fruta o un postre lácteo, etc. Para qué tener gran variedad. Si fuera por ellos sólo venderian Soylent Green!

En resumen, el cliente no puede pedir lo que desea, sólo puede elegir entre lo que le ofrecen.
Y ay de los que somos un poco especiales y queremos cosas un poco raritas.

Un saludo

PD: Habrá negocio para/con gente como yo, con alimentos un poco distintos?

No hay comentarios: