Páginas vistas en total

martes, 7 de octubre de 2008

Moscú (Rusia)

La semana pasada estuve en Moscú. Fui a la feria de la alimentación que se celebraba allí. La verdad es que no hay mucho que contar de la feria. Sólo decir que Rusia es uno de los más grandes mercados emergentes en cuestiones alimentarias (después de China y tal vez India) con una nueva clase media y sin haber pasado aún de la tienda de barrio al hipermercado. Un reto para las empresas que quieran entrar!

Solo había dos stands españoles aunque en ellos estaban representadas bastantes empresas españolas, principalmente de aceites, aceitunas y jamón iberico.
Otras cosas a destacar fueron los stands de las bebidas energéticas. Aunténticas discotécas bakalas durante toda la feria. Menos mal que nuestro stand estaba lejos de allí, no me quiero imaginar a lso que estaban allí al lado :S Otro stand que me llamo la atención fue el de la foto de abajo:Dos bailarinas-gogos bailaban en un escenario con barra americana para promocionar ...... jeje ...... pescado seco empaquetado (Sea Zone).

Subliminal? Tal vez mi sólo en mi mente :)
Hacer mención de las azafatas, rusas, que por allí deambulaban es una de las cosas que no puedo dejar de comentar. Para muestra dos ejemplos:



















Pero lo que quiero comentar es algo que me llamó la atención fuera de la feria, en los restaurantes donde fui a comer. Y fueron más de uno, de distintos niveles de precios y en distintas zonas (no sólo de turistas).
A lo que me refiero es al tamaño de las raciones. Pequeñas!
Al menos en comparación de lo que he podido comer en restaurantes de España, Alemania, Finlandia o Francia por decir algunos paises europeos por donde he viajado.








Por ejemplo mirad una ración de patatas fritas y comparadla con mi mano (que no es muy grande, dicho sea de paso).


O mirad un plato de pescado al horno (con cuatro, contadas, patatas fritas de guarnición).











Y esto lo digo no para quejarme, que también :), sino para relacionarlo con otra cosa que me llamó la atención de Moscú: no vi ni una persona gorda, de esas con obesidad mórbida de más de 120 Kg.

Tendrá relación una cosa con la otra?

Está claro que una visita de 4 días, caminando por la ciudad y viajando por el metro, no es la mejor manera de sacar conclusiones, pero ... ni una!?

La mayoria de la gente que paseaba por la calle o compraba en los supermercados o viajaba en el metro tenía esta pinta:




En resumen lo que quiero decir es que el tamaño de la ración de los restaurantes no es mas que un reflejo de la cultura gastronómica del pais o ciudad. Es, más o menos, lo que se come en casa.

Y eso sí que se refleja en la figura de la gente.

Es una hipótesis que alguien con más tiempo (y recursos) puede comprobar.

Un saludo

PD: Me encantó Moscú, recomendada!!!

1 comentario:

Mario Estévez dijo...

jajaja! Viendo el reportaje fotográfico, queda claro cual es el principal reclamo de la Rusia del Putín ese...la carne rusa, esa carne que no engorda (y de engordar algo solo engorda una parte del cuerpo, y de forma transitoria...). Que jodío. Venga campeón, nos vemos.