Páginas vistas en total

viernes, 4 de julio de 2008

Estoy a dieta I (bases)

Como ya comenté en un post anterior voy a hacer un resumen sobre las dietas de adelgazamiento. Como el tema es complejo lo dividiré en varios post.
Dieta es aquello que se come, así que, para ser estrictos, hay que hablar de "de adelgazamiento" para lo que comúnmente se define como "estar a dieta". Yo no lo haré y espero que se me entienda igualmente :)

La dieta es el conjunto de alimentos que ingerimos, y con ellos, de energía y otros nutrientes. Esto nos define dos cosas: por un lado la ingesta de energía y por otro la ingesta de nutrientes (vitaminas, minerales, aminoácidos esenciales, etc) que en realidad van unidas.

Comentar que, en mi opinión, es un error hablar de nutrientes (y energía en cierto modo) cuando se habla de dietas. Nadie come proteínas, ni vitaminas ni minerales (bueno, algunos en forma de pastillas o polvos mágicos). Comemos patatas, carne, fruta .... y esto contiene las proteínas, vitaminas, minerales, etc. que necesitamos.





Casi todas las recomendaciones sobre dietas están basadas en la ingesta de nutrientes y energía olvidando un poco de donde vienen, o dando a entender que cualquiera conoce la composición de los alimentos. Sólo la pirámide de los alimentos (imagen de la izquierda) se basa en estos para definir la dieta, a cambio de ser más generalista o aproximada.
Como el tema es sobre dietas de adelgazamiento me olvidaré de momento de la ingesta de nutrientes para hablar sólo de energía.

Lo primero es decir que adelgazar no es lo mismo que perder peso. Cuando alguien quiere adelgazar lo que quiere es perder grasa, perder tallas, perder volumen corporal. Y el peso es sólo una aproximación para ello.
Perdemos peso cada vez que vamos al baño y dejamos allí un regalito de medio kilo. Ganamos peso cada vez que nos bebemos un vaso de agua ( a razón de 1 kilo por litro). Igualmente podemos perder peso por deshidratación o por pérdida de masa muscular. Y esto no es lo que nos interesa.

En este contexto voy a utilizar un símil: la economía familiar. Con una diferencia: en la economía queremos hacernos ricos mientras que al hacer dieta queremos quedarnos "pobres" es decir perder grasa y volumen. Así que los consejos económicos hay que tomarlos justo al revés en el caso de las dietas :)
Por supuesto la única manera de perder algo es gastar más de lo que se ingresa.
Ahora bien, existen muchas maneras de hacerlo, que es adonde quiero llegar, si aguantáis los varios post hasta llegar a ello :)

La energía acumulada es como el patrimonio de una familia, compuesto por la casa (huesos y músculos), el cash y la cuenta corriente (glucosa y glucógeno) y las inversiones y ahorros (grasa).

Cada uno de ellos tiene una "liquidez" distinta.
Una vez que nos hemos desarrollado en la adolescencia (y ya tenemos una casa de huesos y músculos) nos fijamos en los otros aspectos de nuestro patrimonio. Por supuesto aunque no nos podemos cambiar de casa siempre podemos ampliar o redecorar la que tenemos :)

El dinero que utilizamos a diario proviene de los azucares (glucógeno = cuenta corriente y glucosa = cash) y tiene una disponibilidad inmediata. Con el dinero de bolsillo pagamos los gastos diarios y cuando este dinero se está acabando sacamos un poco más de la cuenta corriente. Igualmente el nivel de glucosa en sangre se mantiene, más o menos, estable, sacando o metiendo glucosa del glucógeno hepático o muscular según se necesite. El glucógeno es la molécula en que se acumula la glucosa en las células.

Cuando en la cuenta corriente (que apenas renta nada) hay bastante dinero, trasladamos una parte a la cuenta de ahorro o alguna otra inversión. Igualmente cuando los depósitos de glucógeno están llenos y en la sangre se empieza a acumular la glucosa, esta es desviada a los depósitos grasos. Además, al igual que las inversiones, hay distintos depósitos grasos que se comportan con mayor o menor "liquidez" cuando queremos reconvertirlos en cash=glucosa. El hígado es el más fácil de reconvertir seguido de los adipocitos subcutáneos y por último los adipocitos pegados a las tripas.
Así cuando empezamos una dieta, y necesitamos cash de los depósitos, primero tiramos del hígado, luego de la grasa subcutánea y por último de la grasa interna pegada a las tripas. Esto nos da un patrón de adelgazamiento no muy favorable a nuestras intenciones: primero perdemos grasa de donde no se ve (el hígado) luego la subcutánea (dejándonos fofos) y por último perdemos la interna que es la que nos hace parecer más delgados. Claro que esto último varía en función del morfotipo

Seguiré pronto ....

2 comentarios:

Mario Estévez dijo...

Si somos lo que comemos...que son los finlandeses? Venga, di la verdad. (NO dejes que tu mujer lea este comentario!)

Sibarita dijo...

Si estás esperando que te diga que son unos "saborios" no lo voy a hacer (aunque a veces lo piense) ;)

Lo que pasa es que la única comida finlandesa que conoces es la de la cafetería de la universidad, a 4-6 euros el menú, qué quieres por ese dinero?
Aun recuerdo los menús de la universidad en Madrid, con las patatas fritas chorreando aceite, los filetes más duros que el zapato de Charlie Chaplin y la paella con el arroz pasado un par de horas!

Hay muchas delicatessen en la cultura gastronómica finlandesa, igual que en l@s finlandes@s (y esto espero que tampoco lo lea mi mujer jeje) sólo hay que encontrarl@s.

En estas fechas p.ej. prueba las fresas, frambuesas, arandanos y grosellas con "fondue" de chocolate blanco , de lo mejor que he comido en mi vida :P

Un saludo