Páginas vistas en total

miércoles, 18 de mayo de 2011

Alerta alimentaria

He tenido algunas dudas sobre si publicar esto o no, pero finalmente he decidido que es importante y necesario darlo a conocer. Es sobre la peligrosidad de ciertas sustancias de amplio uso en la industria alimentaria y en algunos restaurantes de renombre. Un uso, además, del que no somos conscientes porque no nos informan.

Ninguna de ellas está catalogada como aditivo alimentario y por tanto no tienen un código E que permita saber si están incluidos en el plato que estamos comiendo.

DHMO

La primera de ellas es el “monóxido de dihidrógeno” (más conocido por DHMO por sus siglas en inglés: DiHidrogen MonoOxide).

Incluso existe una página web creada por activistas americanos para llamar la atención sobre la peligrosidad de este compuesto.

La lista de peligros inherentes a esta sustancia es interminable, sin embargo las autoridades nos impiden siquiera saber si la comida que nos comemos lo incorpora en su composición:

- En determinadas condiciones ambientales el DHMO se convierte en el radical químico hidroxilo, capaz de dañar el ADN de las personas, producir mutaciones genéticas e inducir cáncer.

- DHMO es el principal componente de la lluvia ácida

- Contribuye al efecto invernadero de la atmósfera en mayor medida que el CO2

- Es mortal en caso de inhalación accidental, incluso aunque no esté puro

- Contribuye a la erosión de la mayor parte de los ecosistemas naturales

- Acelera la corrosión de los metales y provoca su oxidación.

- Puede causar cortocircuitos en equipos eléctricos tan comunes como ordenadores o teléfonos móviles dejándolos inservibles o con grandes daños

- DHMO ha sido encontrado en muestras de sangre de pacientes de cáncer en estado terminal

A pesar de todos estos peligros DHMO es ampliamente usado, no solo en la industria alimentaria y algunos restaurantes de renombre, sino en otro tipo de industrias:

- como refrigerante y disolvente de amplio espectro

- en plantas nucleares

- en la producción de estirofán

- como un retardador del fuego

- tiene un amplio uso en investigaciones con animales vivos

- en la fabricación, distribución y aplicación de gran parte de los pesticidas sintéticos

- se usa como ingrediente en la elaboración de la comida rápida: pizzas, hamburguesas, salchichas, bollería.

NMC

La segunda sustancia sobre la que quiero llamar la atención es el Monocloruro de Sodio (NMC por sus siglas en inglés: Natrium MonoChloride).

Aunque esta sustancia no tiene web propia alertando de sus peligros de uso, existe abundante bibliografía científica describiendo un gran número de enfermedades relacionadas con su consumo crónico a pequeñas dosis. Dosis de las que no podemos saber donde se encuentran ya que no está catalogada como aditivo alimentario y por tanto no tiene código E asociado. Pese a ello, algunos países han reconocido su peligrosidad y han hecho obligatorio indicar su concentración en el etiquetado.

- NMC es usado ampliamente en todos los laboratorios de química

- Dosis superiores a 2,2 g al día se ha comprobado que produce retención de líquidos, provocando sobrepeso en las personas

- El consumo crónico de NMC está asociado a enfermedades como la hipertensión, la enfermedad cardiovascular, osteoporosis y la disfunción renal.

- Su uso indiscriminado en los restaurantes, sin el conocimiento ni la aprobación de las autoridades sanitarias, está ampliamente extendido. La única finalidad de su uso es la de aumentar el sabor de los alimentos allí cocinados sin aportar ningún nutriente al mismo.

- Por sus propiedades antibacterianas y antimicóticas se usa ampliamente en la industria alimentaria, especialmente en la de pescado, como conservante

- Es usado ampliamente como anticongelante en aeropuertos de medio mundo

- En algunas zonas de producción de NMC se ha comprobado un aumento en corrosión de las partes metálicas de los automóviles y de las casas

- Aplicado sobre ciertas partes del cuerpo causa irritación y enrojecimiento a los pocos segundos

- Contiene cloro en su molécula, conocido por su peligrosidad. En caso de terminar en residuos incinerados contribuye a la producción de dioxinas tóxicas

A pesar de todolo anterior, mucha de la comida preparada y la gran mayoría de los snacks salados contienen concentraciones mayores a las recomendadas por la OMS. Productos tradicionales como el chorizo, el fuet, el jamón, el bacalao, los quesos o las anchoas tienen, en su versión comercial, niveles que los colocarían muy por encima de esas recomendaciones, de tal manera que con una sola dosis se superarían los máximos niveles recomendables por persona y día. Mayores concentraciones aun contienen otros productos más industriales, como las sopas de sobre, los cubitos de caldo o los frutos secos envasados.

NMC puede ser fácilmente adquirido en formato puro incluso por niños sin supervisión de adultos.

NMC tiene cierta capacidad de adicción. Pacientes a los que se les ha eliminado su consumo indican perdida de apetito y falta de sabor en lo que comen.

Dextrosa

La tercera sustancia de la que quiero alertar es la dextrosa. Sustancia que se obtiene industrialmente por un proceso químico enzimático.

La dextrosa recibe su nombre por su capacidad para girar la luz polarizada hacia la derecha.

La dextrosa sólida sufre una transformación al ser disuelta que la convierte en dos formas alternativas: furano y pirano que a su vez pueden polimerizarse en forma alfa o beta. Estos polímeros están ampliamente distribuidos por el medio ambiente y facilitan el crecimiento bacteriano y de mohos allí donde se encuentran. Pese a facilitar el crecimiento bacteriano, altas concentraciones son tóxicas para esos mismos microorganismos y es, por tanto, usada como conservante. Así, muchos alimentos tienen dextrosa añadida como conservante.

Uno de sus polímeros, la maltodextrosa, es la sustancia más utilizada como excipiente en los alimentos en polvo.

La concentración de dextrosa en sangre es un síntoma y sirve de diagnostico en muchas enfermedades como la diabetes tipo I y II, la anorexia nerviosa o la leucemia.

Se ha encontrado dextrosa en la orina de la mayoría de los enfermos de diabetes.

El consumo crónico de dextrosa está asociado a otras enfermedades tan variopintas como la caries, la obesidad mórbida y la infección urinaria por Candida albicans en las mujeres.

La dextrosa es también inflamable, sobre todo en su forma sólida en polvo, la cual es sencilla de adquirir incluso por niños.

Pese a todo lo anterior, la dextrosa es ampliamente usada en la repostería industrial y en la industria de los helados sin señalarlo específicamente en su etiquetado y, por tanto, sin advertir al consumidor responsable sobre su contenido.

Estas tres sustancias son solo tres ejemplos de sustancias ampliamente usadas hoy en día que deben ser vigiladas por el consumidor responsable que quiere saber lo que come y en que medio ambiente vive. Pero hay muchas más. Ayúdame a denunciarlas!

Un saludo

PD:

DHMO es también conocida como agua.

NMC es también conocida como sal de mesa

La dextrosa es también conocida como glucosa.

Lee el post otra vez sabiendo esto y recuérdalo la próxima vez que leas sobre algún alimento perjudicial ;)

No hay comentarios: